Nuevos Tercios.

La Cruz de San Andrés, representa la humildad y la capacidad de sacrificio por la causa, así como el caudillaje invencible. La que usamos nosotros es concretamente la representada como Cruz de Borgoña, utilizada por los invencibles tercios viejos, defensores indoblegables de la fe y la tradición (toda la Hispanidad utilizó este símbolo –por tanto la representa— hasta 1785).

Las columnas de Hércules representaban antiguamente el fin del mundo, el viejo non plus ultra (no hay más allá); con el lema de plus ultra (más allá) representa el espíritu de trascendencia y, concretamente (sumergido de ese espíritu) la aventura americana (descubrimiento, colonización, evangelización), después extrapolado a todas las empresas del Imperio, y el espíritu genérico de trascendencia y humanismo cristiano que las inspiraba. Representa por tanto, el heroísmo y la búsqueda del Plus Ultra, siempre más allá, romper los miedos y las limitaciones humanas con espíritu de trascendencia.

El león rampante significa la determinación, la fuerza para luchar por la causa, así como la vigilancia en su protección. Está coronado como símbolo de autoridad, majestad y magnanimidad, así como de bravura.

Idearium.

I.  Del nombre: Parafraseando el título de la famosa obra de Ángel Ganivet García, Idearium Español, se identifica nuestro nombre con la idea de empresa espiritual, de misión, porque pertenecemos a un ideal, a una doctrina trascendente, razonada, estudiada y asumida; por tanto, a  una tradición cuyo esfuerzo toca a cada generación su desarrollo  defensa y difusión.

 

II. El marco: Simboliza la protección y favor a nuestro ideal.

 

III. La pluma y el tintero: Simbolizan la tradición de nuestro credo, razonada y manifestada; como señala Cervantes, la pluma es la lengua del espíritu.

 

IV.  La espada: Simboliza la acción valerosa en defensa de nuestro ideal, y la justicia y la soberanía propia del mismo.

 

V.  La Cruz (de San Millán): La cruz simboliza la espada del caballero, representa, por tanto, el espíritu hidalgo, siempre obligado a la defensa de la religión, de los más débiles y, en definitiva, de nuestro ideal todo. Representa a la religión católica, única de nuestra tradición. Se representa con la de San Millán en recuerdo y homenaje del lugar donde nació nuestro idioma.

 

VI. El color plata. Representa la pureza e integridad de nuestra acción, la obediencia, la firmeza, la vigilancia y la elocuencia de nuestras obras y palabras.

 

VII. El Dorado (oro): Significa la nobleza, la magnanimidad, la constancia y la sabiduría, y nuestra obligación de luchar hasta la última gota de sangre. Se representa con oro viejo para simbolizar la antigüedad y permanencia de nuestro ideal, de nuestra tradición.

 

VIII. El verde (sinople): Representa la esperanza, la fe en nuestro ideal, el espíritu de servicio, el respeto y la camaradería; es decir, la hermandad y unión que debe distinguir a todos los defensores de la Hispanidad.

 

 

 

 

 

 

 

Congreso de Hispanidad.

La simbología cromática, característica de la heráldica tradicional, es la siguiente:

El rojo (gules), que aureola nuestro emblema, representa la sangre, el valor, el arrojo con el que se acometen las empresas trascendentes, así como la alegría con la que debemos combatir y el honor que con firmeza irreductible dirige nuestra acción.

El dorado (oro), representa la nobleza de espíritu del que combate por un ideal, así como la caridad que la dirige.   

El azul (azur), representa la limpieza y claridad moral con que actúan los caballeros de la hispanidad, la justicia y la piedad.

El verde (sinople), significa el crecimiento vital de nuestro afán, la Hispanidad, por nuestro esfuerzo, la esperanza en él y la camaradería con la que se ha de afrontar esta lucha en común.

El gris (plata), representa la fe, la pureza y la integridad con que llevamos el camino, la lucha por la doctrina común.

Respecto a las figuras:

La cruz simboliza la luz de la doctrina, y la propia espada del caballero de la Hispanidad: doctrina y acción. La cruz roja de Santiago representa la Hispanidad misma, por ello se coloca hacia el norte, pues nuestro norte es el ideal de la Hispanidad.

Las tres Cruces de San Millán representan a las tres famosas carabelas (la Pinta, la Niña y la Santa María), dirigiéndose hacia nuestro Norte. Se representan con la Cruz de San Millán por simbolizar éstas el camino que debemos seguir en la vida para alcanzar la trascendencia, la vida eterna, y a su vez, hacen referencia al lugar en el que primero se escribió en castellano, lengua común, símbolo de unión, forjadora de la Hispanidad.

La Rosa Náutica o Rosa de los vientos, es una representación tradicional para el concepto de orientación, de tener norte, como norte tienen quienes siguen el espíritu y la cultura de la Hispanidad; deber para todo buen hijo de esa patria común.

© 

  • facebook-square
  • Twitter Square
  • Google Square
  • youtube-square